• Staff

Hermanas de Alaska Reciben Beca para Campamento de LL

Desde 2006, jugadores de Ligas Pequeñas, Little Leaguers®, han tenido la oportunidad de presentar un ensayo de 100 palabras o menos sobre su experiencia jugando Little League® para ser elegibles para la Beca Robert H. Stirrat Little League Baseball® Camp. La Beca Stirrat otorga a los jugadores con transporte de ida y vuelta y entrada gratuita al Campamento de Béisbol de Verano de las Little League® en Williamsport, Pensilvania, cada verano.


Via: Little League®

Little League International recibió 800 solicitudes en 2018, entre ellas las de Nadia y Anya Chernich de Fairbanks, Alaska. Nadia, de 12 años, y Anya, de 9, son dos de los tres beneficiarios de la beca Stirrat Camp.


Las hermanas Chernich estaban en camino a un juego de sóftbol cuando escucharon la noticia de que habían ganado la beca.


"Al principio, no estaba feliz cuando mi padre me dijo que había un empate tripartito para la beca". Dijo Nadia. "No me gusta empatar. Pero, al menos, fué con Anya ".


Anya admitió que no es tan competitiva como su hermana mayor, "Estaba contenta, no me importaba tanto, obtuve cosas gratis".


Dentro de lo que las hermanas Chernich recibieron fueron lecciones de bateo, lanzar, fildeo y correr bases, las cuales fueron dadas por los instructores y consejeros del campamento de Little League®. Los participantes también reciben comidas bien balanceadas preparadas en la cafetería y tuvieron la oportunidad de permanecer en los mismos dormitorios donde se hospedan los equipos participantes en la Serie Mundial.


Aunque Nadia disfrutó de la comida gratis y de los ejercicios divertidos en los que participó, hubo un aspecto que sobresalió en ella que hizo que la experiencia del campamento valiera la pena.


"Mi parte favorita del campamento fue ver a los diferentes campistas y aprender sobre otras personas", dijo Nadia.


Durante su tiempo en Williamsport, Nadia mencionó que era refrescante jugar béisbol en un lugar con clima tan diferente al de Alaska.


"[En Alaska] Jugamos con esquís en la nieve", dijo Anya. "Es divertido y ayuda porque siempre debes usar las dos manos para que la pelota no se moje".


Anya también insistió en que jugar al béisbol en la nieve no es la única práctica única en la que participan.


"En el verano hay 24 horas de luz solar y nos quedaremos jugando al whiffle ball hasta las 2 a.m. mientras está perfectamente brillante", dijo Anya. "Cuando le conté eso a la gente del campamento, pensaron que era una locura".


Nadie menciono en su solicitud lo que ha sido para ella, como niña, jugar béisbol en Alaska, y como ha aprendido a usar eso de manera positiva, cuanto la motiva y los grandes sueños que tiene para su futuro.


"Eventualmente llegaré a la edad en la que me digan que nunca más volveré a jugar al béisbol, pero espero que eso cambie", dijo Nadia. "Si no, entonces quiero ser el primer árbitro femenino en las Grandes Ligas".


Con información de Little League


#LittleLeague #baseball #beisbol #beisjoven